ESPECTÁCULOS

CAROZO Y NARIZOTA, QUERIDOS MUÑECOS DE LA TV, CUMPLEN 40 AÑOS DIVIRTIENDO A LOS MAS PEQUEÑOS

Son los muñecos de títeres mas famosos de la televisión argenta

El dúo de títeres recorrió un largo camino en el que, además de ciclos infantiles, también actuó en el teatro, en series e incluso... ¡condujo un noticiero!
Es una mañana plagada de manifestaciones en las inmediaciones del Congreso de la Nación, pero en un departamento ubicado a unas pocas cuadras de allí, una realidad completamente diferente envuelve a quien ingresa al estudio que comparten Carozo y Narizota junto a todos sus amigos.
Pasaron más de cuatro décadas desde que estos divertidos títeres dieron muestras de simpatía y comicidad en la pantalla chica. Grandes y chicos se divertían con las ocurrencias de Nari, mientras Carozo le aconsejaba sabiamente mantenerse lejos de los líos que le causaba al Profesor Gabinete.
Pero la historia de estos dos entrañables personajes comenzó algunos años antes, más precisamente en 1974.
“Comencé en el año 1974 en el programa El Bochinche, que conducía Laura Escalada. Allí hice a un personaje que se llamaba Don Sapo durante 2 años”, le cuenta a POPULAR José Luis Telecher, alma mater de estos amigos de todos.
“Luego pasé al ciclo de Julieta Magaña (Hola Julieta), a la que fui a visitar a su casa, donde me contó que tenía una perra que se llamaba Felicidad, que ladraba en el fondo. Se me ocurrió entonces crear a una perra y ella me pidió que le agregue un cachorro, así que armamos dos perritos que se movían en un fondo negro y los bautizamos Cachorro y Felicidad. Yo tenía 14 años, mi hermana Patricia 11 y mi otro hermano menor 10, nos vestíamos todo de negro para disimularnos con el fondo”, recuerda José Luis sobre su etapa de prodigio.

En esa misma época fue cuando nació Narizota. “Al programa de Laura Escalada venía una familia de titiriteros qué hacía una pequeña obra de 5 minutos. Ellos me preguntaron si yo estaba trabajando profesionalmente con títeres y me ofrecieron colaborar con ellos. De esa forma me metí en el mundo del teatro y aprendí técnicas de movimiento de boca, varillas, etc”, relata Telecher.
“Cuando yo estaba haciendo Cachorro y Felicidad, todos los personajes los hacía con tela de 'corderito' que conseguía a gracias a una amiga de mi hermana que trabajaba en una fábrica de abrigos tipo Montgomery. Ella juntaba los pedacitos de tela 'corderito' que sobraban de los cuellos, y se los daba a mi hermana y yo los pegaba uno con otro, hasta que armaba una gran tela y así nació el primer Narizota”, relata sobre el nacimiento del “Monstruo”.
Sí, porque al inicio Narizota era un monstruo…
“Al comienzo yo era un monstruo del laboratorio del Profesor Gabinete, que era un científico. Pero después Gabinete pasó a ser un profesor de aula y entonces yo me convertí en un chico en edad escolar y por eso comenzamos a tratar temas didácticos: cómo utilizar la ropa, cómo ponerse las medias, la importancia de bañarse, consejos para utilizar sus propios útiles, todos que necesitaban saber los chicos”, acota Narizota, con su voz característica.
Sobre sus influencias a la hora de dar a luz a Narizota(lo llamamos así para que Nari no se ofenda). Jose Luis es muy especifico: "En la TV no se veían muñecos como los Muppets, que movían la boca y los ojos y jugaran con la cámara. Era difícil hacerle entender a los camarógrafos de ese entonces que tomaran de la cintura para arriba y por eso muchas veces se nos veía en cámara porque abrían mucho el plano de golpe". 
“Cuando tuve la oportunidad de hacer Narizota pensé en crear a un muñeco que abra la boca, que sea muy feo y atorrante. Y cuando se lo presente a Julieta Magaña, a ella le gustó y se lo mostró al productor pero no lo usaron. Y ahí quedó Narizota como 4 o 5 meses hasta que le tocó salir a escena”, nos cuenta por lo bajo José Luis mientras Narizota se va a buscar unos cafés.

Pero todavía había un obstáculo para el debut de Nari: a José Luis le tocó hacer el servicio militar y entonces el personaje se iba a quedar un año en la sombra. “Pero en la última semana del año 1977 me llamó el productor del ciclo, Julio Iliana, y me preguntó si todavía tenía al muñeco 'bocón, simpático y feo', porque quería empezar un ciclo con las Trillizas de Oro y Pipo Pescador. ´Traelo lo que me gusta mucho´, me dijo. Yo le advertí que iba a entrar en el servicio militar al año siguiente pero él insistió así que empezamos con el ciclo El Verano De Los Chicos qué salía de lunes a viernes a las 11 por el viejo Canal 13. Había gente en el canal a la que no le gustaba la voz de Narizota (algunos decían que era voz de viejo aunque yo era un adolescente), pero el productor me sostuvo siempre, sobre todo para evitar que apareciera otra persona que hiciera famoso al muñeco con su voz y después pidiera más dinero para quedarse. Imagínate qué les pasó a Los Simpson… ¿No nos iba a pasar a nosotros?”, ironiza José.

“Narizota era como el pibe de barrio y contrastaba con un conejito que tenía Pipo que era muy inocente con el que los chicos se identificaban mucho, situación que aprovechábamos para utilizarla como algo pedagógico. Pero pasó que me tuve que ir a la colimba, y las chicas se fueron de gira con Julio Iglesias así que empezamos a grabar muchas cosas y esa fue la oportunidad perfecta para que entrara Carozo”, recuerda José Luis.

De Once al El Trece

“Carozo es azul porque un día pasé por el Once y encontré su 'piel' en una tienda de telas. Un día me convocaron a trabajar en un espectáculo infantil y yo decidí ahí crear a un perro azul que el grupo lo bautizó como 'Felipe'. Pero cuando comenzamos a hacer la promoción en Canal 13 para presentar a Carozo que decía 'Narizota tiene un nuevo amigo, descubrí quién es...', esta gente me dijo que no podía usar el nombre de 'Felipe' así que le pusimos Carozo porque me había quedado de una tanda de nombres que me dio el productor Paco Hase. Y a pesar de que Narizota apareció primero, decidimos poner a Carozo en su lugar porque sonaba mejor”, relata el maestro de titiriteros, y agrega que cuando tuvo que partir para el regimiento, el actor Jorge Paccini (Gabinete) se quedó a cargo de la voz del gran perro azul.

Para el ingreso de Carozo, que coincidió con la partida de las Trillizas, los productores rebautizaron al ciclo como Festival Infantil e idearon una historia. “Los dos buscamos a las Trillizas, que aparecían en los videos que habían dejado grabados antes de irse; pero cuando ellas volvieron, tuve que irme yo y entonces recurrimos al mismo sistema e inventamos una historia con una máquina del tiempo para que me busquen en diferentes épocas”, retoma Narizota mientras sirve una taza de café.
La dupla protagonizó su propio ciclo desde 1980, cuando su “padre” fue dado de baja de la colimba, y desde entonces mantuvieron su lugar dentro de las prefencias de los chicos con El Show de Carozo y Narizota(1980), La Granja de Carozo y Narizota(1983) y Carozo, Narizota y sus amigos(1989). Uno de sus hitos fue el de organizar un concurso en el cual los chicos les enviaban cartas para ir a tomar la leche a sus casas. Ellos se subían al móvil y los visitaban.
Carozo siempre se presentó como una figura de contrapeso para las travesuras de Narizota. Su extremo cuidado a la hora de actuar, le ganó el cariño de los chicos, que trataban de advertirle a Narizota que no haga payasadas. “Cuando me presentaba siempre recordaba que tengo todas mis vacunas”, acota Carozo, que hasta este momento estaba muy tranquilo, mirando las noticias y recordando sus épocas en Crónica TV.

Detrás de (el escritorio de) las noticias

“A Crónica fuimos a parar porque íbamos a participar en un sorteo que organizaba una empresa de viajes, pero al final no se hizo y entonces el productor Alfredo Scalise nos pidió que nos quedemos porque iba a comenzar un programa musical ómnibus los sábados y domingos. Y así lo hicimos, hasta que un día el creador del canal Héctor Ricardo García comenzó a consultar con la gente del control para ver si era viable que estuviéramos toda la semana, y se le ocurrió que para los chicos (y también para los grandes) sería divertido, así que un sábado entró al estudio”, recuerda Carozo.
“Entró García con toda su humanidad y nosotros pensamos:´¿en qué problemas nos habremos metido?´. Se acercó y nos dijo: ´queremos que vengan todos los días a la tarde´. Y ahí comenzamos a presentar los móviles desde Mar Del PlataCórdoba y Uruguay porque era verano. Más adelante comenzamos a presentar las carreras, los sorteos de la lotería, el pronóstico del clima y notas de espectáculos que no tenían una sección fija. Si había alguna noticia “dura” (una macha, un secuestro, un caso delicados), García no nos dejaba salir al aire y nos mandaba a casa a mirar una película”, explica Narizota

De esta manera, los entrañables muñecos amenizaron la dura realidad durante más de una década y media (1995-2011), pero en el medio hay una etapa que nadie conoce y es su carrera internacional.
Con una situación económica que no presagiaba más que una larga etapa en crisis, Telecher y sus muñecos buscaron un alivio económico en Miami, donde partieron a comienzos de 1990. Allí tomaron contacto con la cadena Telemundo, que los adoptó con gusto.
“Tengo un montón de cassettes que tengo que revisar para ver qué hicimos por esa época, pero en uno tengo un programa especial que grabamos para la cadena, que fue lo más importante que hice en los Estados Unidos con Carozo y Narizota. Fue en el año 1993 aprovechando que cambiaba el logotipo del canal, y estaban todos los artistas que trabajaban allí en ese momento. Fue un programa institucional del cual Carozo y Narizota mostraron un backstage en un video en el que le contaban a la gente cómo se grabó”, recuerda Telecher, preocupado por encontrar el vídeo en una torre que puede competir tranquilamente con el Empire States,
“El otro día encontré en un programa de archivos una novela llamada 'Guadalupe', en la cual la protagonista era una titiritera. Yo le hice 10 muñecos, y le enseñé a manejarlos, y en el primer episodio parecemos junto a mi hermano como colegas titiriteros”, recuerda, sobre otra experiencia laboral en el exterior.
Telecher no tiene idea de cuantos muñecos ha creado a lo largo de sus mas de 45 años de carrera. "Un día decíamos "vamos a hacer cantar a una papa en La Granja de Carozo y Narizota", y entonces hacíamos el muñeco de nuevo y le colocamos todo el sistema para que pueda abrir la boca. Cada muñeco se armaba de acero, y a pesar de que queríamos sorprender con algo nuevo, el ritmo del programa nos impedía hacer algo muy detallado. Entonces creamos un escenario al que llamamos Granja Show que tenia el tamaño de una mesa ratona y así hacíamos cantar a los diversos personajes, hortalizas, animalitos, etc.


Tras la etapa de Crónica, los personajes retornaron a la TV en 2011 con el ciclo Carozo, Narizota y sus Amigos (Canal 9) y estuvieron nominados al Martín Fierro en el rubro de “mejor progarama infantil”, aunque el premio se lo llevó la ficción Súper Torpe. Para la ceremonia, los muñecos se apersonaron a la ceremonia, vestidos de ocasión.
Pero su aparición más recordada en los últimos tiempos es en un spot de La Llama que Llama, y en el concurso que organizaron para el canal Uniseries en el que invitaban a sus seguidores a contarles porqué tenían que invitarlos a tomar la leche. “Hubo un caso de un muchacho que nos escribió contándonos que su mamá no lo dejaba enviarnos una carta porque le decía que no tenía una taza igual a la otra. Nos partió el alma y fue uno de los ganadores”, recuerda Telecher.

Esta premisa fue la que utilizó la ficción Nafta Súper (Space) para meterles en el guión de uno de sus episodios más memorables. Allí, un miembro de la banda del “Pini” (Juan Palomino) relata cómo secuestraron a los muñecos para darle una sorpresa a su líder.

Pero no es la última vez que incursionan en la ficción ya que en los últimos días, la señal Netflix recurrió a ellos para que “relaten” cómo fue el casting que hicieron para participar del legendario film de culto “El Cristal Encantado”, del que hace unos días se estrenó una serie en esa plataforma.
Son cosas lindas, como la oportunidad en la que participamos de La Llama que llama, cuando invitaron a Carozo, que fue el único famoso en aparecer junto a esos personajes. Nunca creí que iba a aparecer en algo relacionado a Jim Henson en un canal extranjero. Fue como conducir un noticiero en Crónica”, recuerda emocionado Telecher mientras recibe a Pepe Pompín, otra de sus criaturas, que llegó de trotar un rato por los bosques de Palermo.
Ahí mismo vemos cómo Narizota frunce el ceño (no se banca al pobre conejo) y sabemos que es momento de que nos vayamos porque en un lugar tan pequeño no caben dos estrellas tan grandes...
Carozo y Narizota volvieron a juntarse con el publico y fue el pasado 8 de setiembre y recientemente en la noche del domingo 22 del corriente mes en el Teatro Picadilly.

Sobre News Magazine VM

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.