ARGENTINA

SE CUMPLE MEDIO SIGLO DE LA BATAHOLA MÁS GRANDE DENTRO DE UNA CANCHA DE FÚTBOL EN ARGENTINA

 

ESA NOCHE EL ARBITRO URUGUAYO EXPULSÓ A 19 JUGADORES DE AMBOS EQUIPOS TERMINANDO DETENIDOS EN LA COMISARÍA

La Copa Libertadores hizo que se midieran Boca Juniors y Sporting Cristal en 1971 y, tras un aparente penal a Roberto Rogel no sancionado, se armó la hecatombe total dentro del mítico campo de juego.

 TELAM: Una noche de hace medio siglo La Bombonera se convirtió en el campo de batalla donde al cabo de un bochornoso "todos contra todos" entre Boca y Sporting Cristal fueron expulsados 19 jugadores, tres terminaron en el hospital y en Lima falleció la madre de Orlando de la Torre, descompensada cuando vio las imágenes de su hijo en medio de batahola.

El desdichado episodio del 17 de marzo de 1971 marcó el abrupto final de un empate de 2-2 que dejaba a Boca eliminado del Grupo 1 de la Copa Libertadores que compartía con Rosario Central y los peruanos Universitario y Sporting Cristal.

En el partido del que hoy se cumplen 50 años, Boca necesitaba ganar para avanzar, mientras que, ya eliminado, Sporting sólo jugaba por el honor y en todo caso por la posibilidad de favorecer la clasificación de Universitario.

Por cierto: en el empate de Boca y la U en Lima se había generado una polémica a guisa de un presunto gol de Coch que no fue convalidado (al parecer el arquero argentino Humberto Ballesteros había manoteado la pelota cuando ya había sobrepasado la línea de meta) y en la casa "Xeneize" no había el mejor clima hacia los árbitros.

La jugada que desencadenó la batalla que algunos diarios sensacionalistas denominaron "de Stalingrado" se originó a tres minutos del final cuando Boca percutía en busca de desnivelar una igualdad de 2 a 2.

En su informe el árbitro uruguayo Alejandro Otero estableció una simulación de Roberto Rogel, pero a la distancia de medio siglo el defensor mendocino jura que le habían cometido penal.

"Voy a buscar un centro, la pelota queda boyando y cuando voy a cubrirla de espaldas al arco, me pegan en los tobillos y me hacen caer. Y ahí mismo, desde el suelo, escucho gritos y cuando me levanto ya había tremendo desbole", evocó Rogel.

Y agregó: "Fue un hecho violento, desagradable, de los que sería mejor olvidarse. Cuando (Armando) Ovide reclamó el penal, lo sirvieron, y ya después todo fue un caos de corridas y demás".

Otro de los protagonistas directos de los incidentes fue el delantero Jorge Coch, quien alude a un supuesto planchazo en perjuicio de Ángel Clemente Rojas.

Desde Puebla, México, donde se radicó después de haber abandonado el fútbol, Coch recordó el violento episodio.

"Esa noche el ambiente estaba muy pesado. Gracias a Dios la gente no se metió, porque hubiera sido mucho peor. A mí jamás me habían expulsado de un campo de juego, pero en ese momento, en caliente, no sé qué me pasó. Fue todo muy rápido. Tiré un par de trompadas, después con mi amigo Rubén Palacios corrimos a otro peruano, le pegué, pero también recibí, eh. Me dejaron seis tapones marcados en la espalda".

Coch negó haber fracturado el tabique nasal de Eloy Campos con un pisotón ("Eso fue un invento, no fracturé a nadie"), recordó que ya en la comisaría uno de los jugadores peruanos a los que agredió comentó "¿este chiquitito me pegó a mí?" y en tono zumbón detalló las circunstancias de su declaración en el Tribunal de Penas de la AFA.

"Cada uno contaba su historia. Me preguntaron si yo era el jugador número 7 de Boca y respondí que sí. Me pidieron que describiera mi participación en los líos y les dije que había corrido de un lado a otro tratando de separar y que las cosas se calmaran. Entonces me mostraron unas imágenes: Palacios agarraba a un peruano de atrás y yo le pegaba. ¡El número 7 de Boca podía verse desde 50 metros! Me dieron un año y medio de suspensión, pero el presidente Lanusse me dio la amnistía".

(En primera instancia La Confederación Sudamericana de Fútbol aplicó sanciones irrisorias, por lo bajas, pero a comienzos de abril la AFA actuó de y suspendió a Rogel (16 meses), Antonio Cabrera (14 meses), Coch y Silvero (un año), pero en vísperas del Día de los Trabajadores fueron todos indultados).

Hoy con 73 años, Coch, iniciado en Argentinos Juniors, integrante del Boca campeón de 1970, con una destacada prestación en el fútbol de México y un cierre en Universidad de Chile hacia 1981, confesó que después del suceso en cuestión habló unas cuantas veces con futbolistas peruano y ofreció su pedido disculpas.

"Fue algo del momento, yo era joven, se nos iba la clasificación, el fútbol tiene estas cosas… Pero después tuve una buena relación con los muchachos peruanos. Con Ramón Mifflin hablé cuando vino a Racing, también hablé con el Cholo Sotil, Teófilo Cubillas, Héctor Chumpitaz y con Juan Carlos Oblitas fuimos compañeros en Veracruz".

En la desdichada noche copera el árbitro Otero expulsó a 19 jugadores; esto es, todos menos los arqueros (Rubén Sánchez y Luis Rubiños), más Julio Meléndez Calderón, brillante defensor limeño que por entonces gozaba de la idolatría de la hinchada de Boca.

En realidad, Sánchez sí había intervenido en la reyerta, pero el árbitro recién lo advirtió una vez que lo pusieron al tanto sus asistentes, un línea brasileño y otro ecuatoriano.

Uno de los cruces más salvajes de lo que en España dan en llamar "tangana" tuvo como protagonistas a dos futbolistas ya fallecidos, el argentino Rubén José Suñé y el peruano Alberto Gallardo.

Suñé persiguió por un buen tramo a Gallardo, que en medio de la huida lo impactó con una patada "voladora" que le abrió una profusa herida que demandó siete puntos de sutura en la clínica porteña Santa Isabel.

Campos (fractura de tabique nasal y corte en el labio superior) y Fernando Mellán (conmoción cerebral en primer grado) fueron trasladados al Hospital Argerich, mientras el comisario de la seccional 24 decidía llevar detenidos a todos los futbolistas, incluso al entrenador de Boca, José María Silvero, y al mismísimo árbitro uruguayo Otero.

Sobre News Magazine VM

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.